En vivo Estás escuchando
anterior

Impacto Playlist

00:00 - 07:00
En vivo Estás escuchando
anterior

La mañana de Impacto

07:00 - 12:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Deportivo

12:00 - 14:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Playlist

14:00 - 16:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

No Callaré

16:00 - 18:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Playlist

18:00 - 20:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Ida y Vuelta

20:00 - 22:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

La Previa de Impacto

22:00 - 23:59

Clausuraron tres fiestas clandestinas en la Ciudad de Buenos Aires: había más de 475 personas

Este domingo por la madrugada, el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires clausuró tres fiestas clandestinas en Constitución, Colegiales y Palermo, sin ningún respeto por los protocolos sanitarios vigentes, en el marco de la pandemia de coronavirus.

En total, se notificó la presencia de más de 475 personas. Con una cámara oculta la Policía ingresó y mostró cómo se llevó adelante el procedimiento.

En el video, se puede ver cómo un agente ingresó a uno de los establecimientos. Inmediatamente, dio la orden: “Policía, prendan las luces!, con el objetivo de identificar a los presentes y desalojar el lugar. El mismo efectivo instó a todos a ponerse sus respectivos barbijos y salir.

El archivo también muestra cómo fue el accionar en otro de los boliches. En éste, se llevaba adelante una fiesta en una sala oculta, detrás de un angosto pasillo, separada únicamente por una puerta. Esto denota que los responsables del evento sabían perfectamente que lo que estaban llevando adelante era ilegal, por lo que intentaban ocultarlo a toda costa. Al ingresar los efectivos, todas las personas levantaron las manos y fueron notificadas.

Así pasan las noches los fiesteros escondidos
Pese a que el Ministerio de Seguridad difunde números de teléfonos para que los vecinos denuncien, y amenaza con multas de hasta tres millones de pesos para organizadores, concurrentes y propietarios, las fiestas clandestinas se siguen multiplicando. Esto ocurre tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en el conurbano bonaerense, en lugares cada vez más escondidos y al aire libre.

Tras una invitación encriptada y con una localización privada compartida por redes sociales, cientos de jóvenes que buscan divertirse desafían las reglas y se adentran por calles de tierra y sin iluminación con la ilusión de que el dato que tienen sea cierto. Los lugares elegidos para estas fiestas son inhóspitos, tanto que es casi imposible cruzarse con un patrullero en el camino.