En vivo Estás escuchando
anterior

Impacto Playlist

00:00 - 10:00
En vivo Estás escuchando
anterior

Sin límites

10:00 - 13:00
En vivo Estás escuchando
anterior

Impacto Playlist

13:00 - 20:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Variado musical

20:00 - 22:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Playlist

22:00 - 23:59

Cómo será la vuelta a clases en las facultades de la UBA

La Universidad de Buenos Aires (UBA) iniciará el ciclo lectivo 2021 con la mayoría de sus carreras dictadas de forma virtual, aunque este año, debido a la mejora de las condiciones epidemiológicas, algunas asignaturas serán presenciales. Se llevarán a cabo bajo el protocolo de seguridad e higiene aprobado en diciembre. Las clases regulares empezarán entre marzo y principios de abril y la continuidad de este sistema mixto dependerá de la evolución de la situación sanitaria.

En noviembre, el Gobierno habilitó la vuelta de algunas materias prácticas en las universidades, tras lo que la UBA aprobó en diciembre el “Protocolo de seguridad e higiene de emergencia sanitaria para el retorno de las actividades académicas prácticas”. Desde entonces, se habilitó a las facultades y a los colegios preuniversitarios a planificar un regreso parcial a las actividades de enseñanza práctica en talleres, laboratorios y hospitales escuela.

En ese contexto, la UBA comenzó a dictar en enero de forma presencial las prácticas de algunas asignaturas, pertenecientes a las facultades de Agronomía, Ciencias Exactas y Naturales, Veterinarias, Farmacia y Bioquímica, Medicina y Odontología. La mayoría de las restantes materias continuarán cursándose de forma virtual durante el primer cuatrimestre. En la medida en que “las condiciones epidemiológicas lo permitan”, más actividades retomarán la presencialidad, señalaron.

“Con el objetivo de implementar estas actividades presenciales de forma segura, la UBA aprobó el documento de seguridad en diciembre y, a su vez, cada facultad debió elaborar y presentar un protocolo específico en función de sus características singulares, el que fue remitido a la autoridad sanitaria competente”, indicaron desde la institución.

Para eso, aquellas facultades que decidieron dictar el componente práctico de algunas de sus asignaturas de forma presencial, relevaron las condiciones edilicias y determinaron la cantidad máxima de alumnos que podría haber en cada aula, así como en los laboratorios, talleres o invernáculos. Además, tuvieron que prever en los protocolos la distribución y reposición de elementos de protección y limpieza recomendados por las autoridades sanitarias. La cantidad de estudiantes que cursarán presencialmente varía en función de las dimensiones de cada institución.

“Si bien la presencialidad es esencial para la formación universitaria, está claro que la irrupción de la TIC ha significado un aporte significativo al proceso de enseñanza y aprendizaje”, sostuvieron desde la UBA. “La situación inédita que está viviendo la humanidad ha dado un gran impulso al desarrollo de la educación a distancia y probablemente muchas de estas prácticas que aprendimos durante el último año serán retomadas en un escenario pospandemia, mezclándose y apuntalando la presencialidad necesaria de los estudios universitarios”, concluyeron.

¿Qué dice el protocolo de seguridad e higiene de la UBA?

  • Sistema mixto presencial y a distancia de alumnos y docentes.
  • Trabajo remoto en las actividades administrativas que lo permitan para reducir la movilidad de las personas. Se procurará la asistencia alternada.
  • Cada facultad debe definir cantidades de alumnos para aulas, auditorios, laboratorios, bibliotecas, pasillos, ascensores, baños, oficinas, a razón de ocupación de una persona cada 15 metros cuadrados en espacios cerrados y una persona cada cuatro metros cuadrados para espacios abiertos.
  • Cada facultad debe establecer sus propios protocolos de limpieza de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS)
  • Ninguna persona con síntomas compatibles con coronavirus debe ingresar a los edificios.
  • Autorización de ingresos solo para actividades programadas.
  • Utilización de tapabocas que cubra boca, nariz y mentón de forma obligatoria en todo momento. El uso del mismo
  • Las áreas de circulación deben estar demarcadas.
  • Ventilación natural de los espacios cerrados.
  • El personal que forme parte de los grupos de riesgo está desafectado del retorno a la presencialidad.
  • Si se identificara que un empleado cumple con criterio de contacto estrecho, deberá cumplir aislamiento domiciliario hasta que se descarte diagnóstico (test negativo en el caso sospechoso) o por un periodo de 14 días, si se confirmara el caso.
  • Toda persona diagnosticada como caso confirmado de coronavirus deberá mantener aislamiento hasta el alta epidemiológica según el médico tratante. No pudiendo retomar las actividades hasta tanto no cuenta con el alta definitiva.