En vivo Estás escuchando
anterior

Impacto Monday

00:00 - 07:00
En vivo Estás escuchando
anterior

La mañana de Impacto

07:00 - 10:00
En vivo Estás escuchando
anterior

La revista 7

10:00 - 12:00
En vivo Estás escuchando
anterior

Impacto Deportivo

12:00 - 14:00
En vivo Estás escuchando
anterior

Impacto Monday

14:00 - 16:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

No Callaré

16:00 - 18:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Monday

18:00 - 23:59

Crisis de los cines, parques y patios de juego: no llegan ni a completar la capacidad mínima y temen una situación terminal

Si bien la pandemia de coronavirus golpeó a toda la economía, en algunos sectores el daño fue casi irreparable. Los patios de juegos infantiles, los parques de diversiones y los cines fueron los últimos en habilitarse y les cuesta recuperar un ritmo que les permita seguir en pie.

No llegan a ocupar la capacidad máxima de personas permitidas en los protocolos, en parte por la caída de ingresos de las familias, pero también porque hay quienes deciden no ir por temor a los contagios. Advierten que no podrán soportar una nueva cuarentena si llega una segunda ola de la enfermedad a la Argentina.

La crisis en el sector es casi terminal. Algunos locales ubicados dentro de centros comerciales ya cerraron sus puertas y en algunos distritos aún no está permitida la actividad, a un año de estar cerrada. “Ninguna empresa subsiste un año cerrada”, dicen desde el sector. Miran con preocupación cada paso que se decide en cuanto a las medidas de aislamiento y lo que pueda ir sucediendo en lo que resta del año y confían en que, de poder pasar estos meses, la recuperación recién llegará en 2022.

Parques sin diversiones

Hasta diciembre apenas el 10% de los parques estaba abierto, pero tras las nuevas flexibilizaciones esa cifra se elevó hasta el 90%, debido a que en “San Juan, Pilar, Quilmes, y Morón, aunque tienen los bingos abiertos, los parques están cerrados”, explicó Daniel Catzman, director Ejecutivo de la Asociación Argentina de Parques y Atracciones (AAPA).

El director de la cámara que tiene presencia en 19 provincias contó que los aforos dependen de las localidades del país, ya que cada una establece sus propios protocolos dentro de los márgenes de Nación, y que varían entre el 30% y el 50%, pero indicó que “aún teniendo capacidad no se llegan a ocupar, porque la situación económica es complicada y la gente tiene miedo.

Toda esta situación provocó que los niveles de facturación ronden apenas el 30% y esa caída en las ventas se da en un contexto de “inflación importante”.

Como consecuencia de esos más de nueve meses cerrados completamente, pese a la ayuda estatal algunos parques o locales de entretenimiento cerraron, aunque Catzman aclara que no cerraron empresas, porque la misma firma suele tener varios negocios y, por ejemplo, bajaron la persiana algunos parques con locales a la calle debido a que “no aceptaban pagar el alquiler si no estaba habilitados para trabajar”, explicó, pero esa misma firma se mantuvo en un shopping.

En este contexto, los dueños de los parques están a la espera de una definición por parte del Ministerio de Turismo de la nación. Fuentes de la cartera que encabeza Matías Lammens confirmaron a este medio que el rubro está contemplado dentro de un plan de ayuda extra que se está diseñando para los sectores críticos. Se delinea como un adicional al REPRO II para el pago de salarios. Aunque no precisaron el plazo de esta ayuda, desde el sector empresario dijeron que “se está hablando de cuatro a seis meses”.

Lammens es por estas horas el funcionario con quien negocian porque los parques de atracciones, diversiones y educativos dependen en gran medida de la reactivación de la actividad turística.

Pero más allá de la ayuda estatal, el sector pide que no se vuelva a fase 1 del aislamiento social, preventivo y obligatorio. “Estamos viendo qué hacemos en el futuro. Necesitamos, primero que no haya que volver a cerrar, segundo que puedan abrir los que están cerrados. La vuelta de las clases es una buena noticia, al igual que la vacuna y por eso tenemos buenas expectativas para 2022, pero si nos hacen volver a cerrar el daño será irreparable”, alertó el director de AAPA.

Cines y patios de juegos con poco público

Mario Niremberg, gerente general de la Cámara Argentina de Shopping Centers, destacó el entusiasmo que manifiestan quienes pueden volver a disfrutar de un espacio de recreación y de entretenimiento después de tantos meses. “El público de a poco se fue sumando a los cines y a los patios de juego, con la seguridad de que les ofrecemos un espacio cuidado y que somos responsable de los protocolos”, aseguró.

En el caso de los cines, dijo que a la caída de ingresos familiares y al miedo a los contagios se sumó “alguna limitación en cuanto a los títulos de las películas, porque la industria del cine mundial no ha hecho grandes estrenos” en los últimos meses. Sin embargo, aseguró que quienes se acercan vuelven “con mucha satisfacción, con mucha esperanza de recuperar cierta normalidad”.

“Se sobrecumplieron los aforos, no llegamos a la cantidad de público que está autorizada, pero de a poquito la gente se hace eco de que los cines volvieron a abrir”, relató.

La gran esperanza está puesta en los fines de semana largos y en los días en los que el clima no permita disfrutar del afuera y las familias busquen opciones de entretenimiento en “espacios permanentemente sanitizados, que respetan el distanciamiento, el uso del barbijo y del alcohol en gel, como los shopping”, dijo Niremberg.

“Ya abrimos los juegos y los cines y vamos a ir seguramente sumando público a nuestras salas y a los shopping, que tienen también abiertos los patios de comidas”, confió el empresario.

Al igual que en otras áreas, en los grandes centros de compra con la pandemia se modificaron tanto los hábitos de consumo como de uso del espacio. Según contó Niremberg mientras que en los shopping de cercanía, que son los medianos, como el Recoleta Mall o el Patio Bullrich, tienen un claro repunte de ventas, la recuperación en los más grandes va a un paso más lento.

En cuanto a los hábitos de consumo, dijo que se percibe que “la gente que va al shopping ya no va tanto a pasear sino a comprar, a buscar algo específico”. “La tasa de reconversión de visita a compra es altísima”, remarcó.

La necesidad de recuperar público es urgente. Los costos que les significó adecuarse a las normativas y protocolos vigentes fueron altísimos, según cálculos del sector. Mientras que los cines debieron cambiar los filtros de aire, que Niremberg consideró como “una inversión monstruosa”; los shopping triplicaron el servicio de limpieza y los patios de juegos además el personal disponible.