En vivo Estás escuchando
anterior

Impacto Playlist

00:00 - 07:00
En vivo Estás escuchando
anterior

La mañana de Impacto

07:00 - 12:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Deportivo

12:00 - 14:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Playlist

14:00 - 16:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

No Callaré

16:00 - 18:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Playlist

18:00 - 20:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Ida y Vuelta

20:00 - 22:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

La Previa de Impacto

22:00 - 23:59

Cuáles son los síntomas del cáncer de útero y qué etapas tiene

El cáncer de cuello uterino es el cuarto más común entre las mujeres de todo el mundo. Si no se adoptan medidas preventivas y su detección temprana mediante periódicos chequeos médicos (PAP o un test de PCR), se prevé que, entre 2018 y 2030, la cifra anual de nuevos casos aumentará de 570 mil a 700 mil. En tanto, advierten los especialistas, las muertes anuales por este tipo de cáncer podrían pasar de 311 mil a 400 mil en todo el mundo.

La Argentina no es una excepción a esta realidad que afecta a la población femenina global. Cada año, se diagnostican en el país alrededor de 3.000 casos nuevos y cerca de 1.600 mujeres mueren a causa de esta enfermedad.

Por tal motivo, la estrategia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se basa en tres pilares fundamentales: la vacunación, la detección y el tratamiento. La aplicación con éxito de estas medidas podría llevar a una reducción de más del 40% de los nuevos casos de la enfermedad y evitar 5 millones de muertes relacionadas con ella para 2050.

“La eliminación de un cáncer habría parecido un sueño imposible hace un tiempo, pero ahora disponemos de herramientas a costo eficaces y basadas en datos científicos que pueden hacerlo realidad”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. “No obstante, solo podremos eliminar el cáncer del cuello uterino como problema de salud pública si aunamos el poder de las herramientas que tenemos con la determinación implacable de ampliar su uso a nivel mundial”, añadió.

Los estadios de la enfermedad

Según la American Society of Clinical Oncology (ASCO), la determinación del estadio es una manera de describir dónde está ubicado el cáncer, si se ha diseminado o hacia dónde y si está afectando otras partes del cuerpo. Los médicos usan pruebas de diagnóstico para determinarlo y es posible que necesiten información basada en muestras de tejido extraídas mediante una cirugía, por lo que el estadio puede no estar completo hasta que se finalicen todas los estudios y se haya realizado la intervención quirúrgica para extraer el tumor o la lesión.

Conocer el estadio ayuda al médico a decidir cuál es el mejor tratamiento y a predecir el pronóstico de una mujer, es decir, la probabilidad de recuperación. Existen diferentes descripciones de estadios según los distintos tipos de cáncer. En el caso del cáncer de útero, se utiliza el sistema desarrollado por la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (Federation Internationale de Gynecologie et d’Obstetrique, FIGO).

Estadios de la FIGO para el cáncer de útero

El estadio es una forma frecuente de describir el cáncer, que permite que los médicos planifiquen de forma conjunta los mejores tratamientos. Los especialistas asignan el estadio del cáncer endometrial usando el sistema de la FIGO.

  • Estadio I: el cáncer se encuentra solo en el útero o vientre, y no se diseminó a otras partes del cuerpo.
  • Estadio IA: está solo en el endometrio o en menos de la mitad del miometrio.
  • Estadio IB: el tumor se diseminó a la mitad o más del miometrio.
  • Estadio II: el tumor se diseminó del útero al estroma del cuello uterino, pero no a otras partes del cuerpo.
  • Estadio III: el cáncer se diseminó más allá del útero, pero aún se encuentra solo en el área pélvica.
  • Estadio IIIA: el cáncer se diseminó a la serosa del útero y/o al tejido de las trompas de falopio y los ovarios, pero no a otras partes del cuerpo.
  • Estadio IIIB: el tumor se diseminó a la vagina o junto al útero.
  • Estadio IIIC1: el cáncer se diseminó a los ganglios linfáticos pélvicos regionales.
  • Estadio IIIC2: el cáncer se diseminó a los ganglios linfáticos paraaórticos con o sin diseminación a los ganglios linfáticos pélvicos regionales.
  • Estadio IV: el cáncer hizo metástasis hacia el recto, la vejiga y/u órganos distantes.
  • Estadio IVA: el cáncer se diseminó a la mucosa del recto o la vejiga.
  • Estadio IVB: el cáncer se diseminó a los ganglios linfáticos en el área de la ingle, y/o se diseminó hacia órganos distantes, como los huesos o pulmones.

Grado (G)

Los médicos describen este tipo de cáncer según su grado (G), lo cual describe qué tan parecidas son las células cancerosas a las células sanas cuando se las observa a través de un microscopio. El profesional compara el tejido canceroso con tejido sano. Habitualmente, este último contiene diferentes tipos de células que se agrupan. Si el cáncer tiene un aspecto similar al tejido sano y contiene diferentes agrupaciones de células, se lo denomina tumor diferenciado o de bajo grado. Si, en cambio, el tejido canceroso luce muy diferente al sano, se lo llama tumor poco diferenciado o de alto grado. El grado del cáncer puede ayudar al médico a predecir qué tan rápido se diseminará.

La letra “G” se usa para definir el grado del cáncer de útero

  • GX: no se puede evaluar el grado.
  • G1: las células están bien diferenciadas.
  • G2: las células están moderadamente diferenciadas.
  • G3: las células están poco diferenciadas.

Cáncer de útero recurrente

Un cáncer recurrente es el que ha reaparecido después del tratamiento. Este puede resurgir en el útero, la pelvis, los ganglios linfáticos del abdomen o en otra parte del cuerpo. Si hay una recurrencia, esto tiende a ocurrir dentro de los tres años del diagnóstico, aunque también puede pasar más adelante. Algunos síntomas de este son similares a los que se experimentan cuando se diagnostica la enfermedad por primera vez.

  • Sangrado o secreciones vaginales.
  • Dolor en el área pélvica, el abdomen o la parte posterior de las piernas.
  • Dificultad o dolor al orinar.
  • Pérdida de peso.
  • Tos persistente y falta de aire.