En vivo Estás escuchando
anterior

Impacto Playlist

00:00 - 20:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Variado musical

20:00 - 22:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Playlist

22:00 - 23:59

Las escuelas privadas vuelven a clase con la presencialidad como regla y la virtualidad como excepción

La vuelta a clases en los colegios privados se caracterizará este año por la convivencia entre la virtualidad y la presencialidad. El objetivo es lograr recuperar el vínculo perdido a lo largo de 2020 entre los alumnos y las instituciones, cuidando la salud de los estudiantes y de sus familias. Respetarán las indicaciones de cada jurisdicción, pero cada una creará sus propios protocolos contra el coronavirus a partir del conocimiento de sus comunidades educativas.

Sin embargo, piden mayor flexibilidad para la creación de burbujas educativas en algunos distritos, dado que hacerlas de nueve alumnos y un docente en aulas de 30 resulta muy difícil de implementar en colegios donde ni la estructura edilicia ni la cantidad de docentes alcanzan para hacerlo.

Así lo anticipó el vicepresidente de la Confederación Argentina de Instituciones de Enseñanza Privada (Caiep), Rodolfo De Vincenzi. “Cada escuela está planificando la continuidad pedagógica del año en función del conocimiento de su comunidad, del tamaño de la escuela, de las disposiciones físicas de la escuela, de las disposiciones de personal; con la presencialidad como regla y la virtualidad como excepción”, precisó.

¿Cómo será el regreso a las aulas?

Si bien aún restan definiciones del Consejo Federal de Educación, cada colegio privado trabaja desde hace meses sobre la elaboración de protocolos que permitan la mayor presencialidad posible de alumnos, entendiendo que deben respetar las indicaciones propias de cada distrito.

En la Argentina hay unas 17.000 instituciones educativas privadas. Si se cuentan las públicas ese número alcanza unas 40.000 escuelas, cada una con sus propias características e inmersa a su vez en una comunicad educativa también con características particulares, por eso los protocolos no pueden ser únicos y se deben adaptar a cada realidad.

En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, De Vincenzi confirmó que, de acuerdo con lo anunciado por el Gobierno porteño, las clases comenzarán el 17 de febrero y “en el resto de las jurisdicciones en las fechas anunciadas según el calendario escolar aprobado”.

Protocolos y burbujas

  • Hasta que la vacuna se logre universalizar, la vuelta a clases va a tener protocolos.
  • Los dueños de los colegios piden que sean más flexibles que los del año pasado, ya que la condición de burbuja de diez, nueve alumnos y un docente, exige hasta tres veces más de espacio y de dos a tres veces más de cantidad de personal.
  • Si se tiene en cuenta que los cursos van de 20 a 30 alumnos, exigir burbujas de nueve alumnos y un docente requeriría de entre dos y tres burbujas y eso exige duplicar o triplicar tanto espacio como personal.
  • Los espacios se adaptan a las posibilidades de cada uno de los edificios, pero se debe entender que en este punto existe una situación asimétrica en todas las escuelas del país.
  • Aseguran que con protocolos que permitan cambiar el concepto de burbuja, garantizando la seguridad, se va a poder generar mayores niveles de presencialidad

Presencialidad:

  • Los colegios privados están planificando un año en donde la expectativa es que la condición de piso sea una presencialidad que permita la revinculación social
  • De ahí en más las posibilidades que permitan las condiciones sanitarias de cada distrito van a hacer que esa presencialidad se estimule y sea lo más amplia posible.

Virtualidad:

  • Como el escenario va a ser inestable, se mantendrá la virtualidad como un complemento necesario. eso va a llevar a una hibridación de la educación.
  • Algunas familias van a optar por no mandar a sus hijos por diferentes motivos y también va a haber docentes que van a optar por no asistir por distintos motivos justificables. Para garantizar la continuidad pedagógica a todos la virtualidad va a actuar por sustitución.

Convivencia entre presencialidad y virtualidad:

  • El privilegio va a ser la presencialidad y la virtualidad va a ser subsidiariamente a lo que se apele.
  • La presencialidad va a ser un bien muy preciado este año y en las planificaciones se da prioridad a aquellas actividades que no pueden ser realizadas en la virtualidad, fundamentalmente la revinculación social.
  • Cuanto menor edad de los estudiantes mayor es la necesidad de presencialidad, porque no hay autonomía para llevar adelante el proceso de enseñanza-aprendizaje y lograr resultados de aprendizaje. En esos casos es en donde más se va a buscar fortalecer la presencialidad y aprovechar la oportunidad que se abra de presencialidad.