En vivo Estás escuchando
anterior

Impacto Musical

00:00 - 07:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

La mañana de Impacto

07:00 - 12:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Deportivo

12:00 - 14:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Musical

14:00 - 16:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

No Callaré

16:00 - 18:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Musical

18:00 - 20:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Floresta Rugby Club

20:00 - 21:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Musical

21:00 - 23:59

Los 10 obstáculos que hacen imposible alquilar en la Argentina

Las nuevas obligaciones que tienen los propietarios a la hora de poner su departamento o casa en alquiler —que surgen de la Ley de Alquileres vigente desde julio de 2020— generaron una larga lista de trámites engorrosos y costos extras. En el mercado inmobiliario aseguran que estos requisitos son burocráticos y generar más gastos para los dueños, que cada vez tienen menos incentivos para poner un inmueble en alquiler.

Por eso, anticipan que en los próximos meses puede haber subas en los precios y un mercado con menos oferta de propiedades en alquiler. Un efecto contrario al que se buscaba con la sanción de la nueva ley.

La analista del mercado inmobiliario Soledad Balayán, de la inmobiliaria Maure, elaboró un resumen de las nuevas obligaciones y costos para los propietarios:

1.- Contratar un contador para poder facturar el alquiler.

2.- Registrar el contrato ante la AFIP.

3.- Si alquila por medio de una inmobiliaria, se debe abonar el total de los honorarios. Esto equivale al 4,15% del monto total del contrato.

4.- Aceptar al menos tres alternativas de garantías propuestas por el futuro inquilino.

5.- Firmar un contrato por una extensión de tres años, sin posibilidades de rescindirlo. En cambio, el inquilino puede hacerlo con tres meses de anticipación. Para volver a alquilar la propiedad a través de un intermediario, se deben abonar nuevamente los honorarios.

6.- El propietario recibe un mes de depósito del valor de alquiler al momento de la firma del contrato. Pero debe devolver el valor actualizado al momento de la entrega de las llaves cuando el inquilino deja la propiedad.

7.- Durante un año, no puede ajustar el valor del alquiler si lo alquila como vivienda. El ajuste dependerá de un índice (ICL) publicado por el Banco Central.

8.- El propietario está a cargo del impuesto inmobiliario.

9.- Se debe avisar con tres meses de anticipación si renueva o no el contrato e informar el nuevo valor de alquiler.

10.- Durante el contrato, corre riesgo de que se establezca por decreto el congelamiento de los precios y la prohibición de desalojos.

Esta semana, se conoció la reglamentación de la AFIP para el mercado inmobiliario. A partir del mes próximo, los propietarios están obligados a registrar los contratos de alquiler. Esa obligación —blanquear los contratos y tributar por ese ingreso— ya estaba vigente, pero ahora se creó un registro específico.

“Nosotros ya vemos una baja en la cantidad de propiedades ofrecidas para alquilar. Y también lo veo en la solicitud de tasaciones de alquileres. Seguimos con los clientes de siempre. Al subir los costos y la incertidumbre, menos gente quiere poner su inmueble en alquiler”, señaló Balayán a Infobae.

Según la nueva ley, todas las obligaciones son para el propietario. Y el inquilino tiene todos los derechos. Por eso, hoy los dueños lo piensan dos veces. El objetivo de la ley, como política pública, era que haya más ofertas de alquileres y más baratos pero se logró todo lo contrario”, agregó la especialista.

El precio de los alquileres en la Ciudad de Buenos Aires subió en el cuarto trimestre del año pasado un promedio de 53,8% interanual para los monoambientes y un 63,7% para los departamentos de dos y tres ambientes, según un informe del Gobierno porteño.

“El mercado de los alquileres funcionaba bien. Siempre el freno a los precios lo ponía el salario. Ahora se generó una grieta entre los inquilinos y los propietarios y las inmobiliarias. Nos ven como los enemigos. Se le pasó todo el costo de los contratos a los propietarios y el riesgo es que muchos quieran ir hacia la informalidad. Para cumplir con el objetivo de regularizar el mercado se debería proponer trámites más simples y menos costosos”, finalizó Balayán.