En vivo Estás escuchando
anterior

Impacto Playlist

00:00 - 20:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Variado musical

20:00 - 22:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Playlist

22:00 - 23:59

Nuevas restricciones: fines de semana con aislamiento y clases controladas, qué cambios estudia Horacio Rodríguez Larreta

Los números de los contagios y muertes por coronavirus en la Ciudad de Buenos Aires encendieron los alertas en el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que busca implementar medidas más duras para mitigar el embate de la segunda ola: entre ellas, Horacio Rodríguez Larreta analiza una especie de retorno a la fase 1 para los fines de semana y mantener la suspensión de clases presenciales para secundarios y terciarios.

Estas horas son clave para definir las medidas para intentar frenar el momento más crítico de la pandemia en la Argentina. El jefe de Gabinete Santiago Cafiero se reunió este martes con sus pares de provincia y Ciudad (Carlos Bianco y Felipe Miguel) en ese sentido. Estuvieron presentes durante el encuentro los ministros de Salud, Carla Vizzotti, Daniel Gollan y Fernán Quirós. Todos coincidieron que la situación sanitaria es grave y que deben imponerse mayores restricciones.

En 24 horas se registraron en la Argentina 745 muertos y 35.543 casos, la cifra más alta desde que se registró el primer infectado en el país. Por su parte, Alberto Fernández y Axel Kicillof descartan regresar a la fase 1, aunque el Presidente cuestionó en duros términos la postura de algunos sectores de la oposición.
Ahora en la Ciudad la mirada es otra. Creen que está vez el alza en los números justifican medidas más severas que tendrían una fecha concreta de finalización. El cierre de escuelas es la última variable como vienen sosteniendo. El jefe de Gobierno resistiría la suspensión de la primaria, inclusive en algunos años.

Por ahora se trataría de un escalonamiento a diferentes actividades hasta un cierre total los fines de semana, a partir del viernes, cuando vencen las disposiciones del DNU de Alberto Fernández. Quirós ya adelantó a la prensa el giro en la postura de la Ciudad de Buenos Aires frente a la necesidad de más restricciones.

El lunes pasado se contaban 1780 casos, este lunes hubo 2445, una suba que las autoridades porteñas consideran “alta”.

Qué pasará con las escuelas porteñas
El ministro porteño indicó: “Hace 2 o 3 semanas, cuando se tomaron medidas de restricción a la nocturnidad, dijimos: estamos de acuerdo con esas medidas. En CABA los casos bajaron de 2.800 a 2.100 promedio en estas semanas. Hasta ahora veníamos con las mejores medidas posibles para lograr un impacto sanitario que acompañe. Hace cinco días la curva de la Ciudad dejó de descender. Y en los últimos tres días hubo un aumento”.

Al mismo tiempo, Quirós señaló que “en los últimos días las medidas han mostrado un nivel de fatiga” y que “si la tendencia al ascenso continúa, creemos que tenemos que dialogar sobre otras medidas para evitar que continúen ascendiendo. Si los casos no bajan en las próximas 72 horas, entonces acompañaremos las medidas de la Nación”.
Sobre la clausura de las aulas, dijo que “si se cumplen muy bien los protocolos de presencialidad los contagios dentro de la escuela son muy poco posibles”, pero aclaró que “si vamos a una etapa muy intensiva, seguramente la escuela puede acompañar. Eso depende de cómo esté la situación epidemiológica en los próximos días y lo coordinaremos con Provincia y Nación. Sería lo último que propondremos cerrar pero depende de la decisión que tomemos entre todos. Hoy no se descarta”.

Una buena noticia: la llegada de más vacunas. “Si la Ciudad recibe las vacunas que calculamos en 10 días, muy rápidamente podemos tener mucha más gente vacunada. Es un escenario muy importante”, dijo Quirós.

La articulación con el AMBA es necesaria y vital para sostener el equilibrio económico. El viceministro de Salud bonaerense Nicolás Kreplak habló de la necesidad “reducir la circulación” porque “mientras más se reduzca, más se van a reducir los contagios”. Destacó que es necesario un acuerdo debido a que “cualquier actividad que uno tenga que cerrar para reducir la circulación necesita reemplazarlo económicamente de otra manera”.