En vivo Estás escuchando
anterior

Impacto Playlist

00:00 - 07:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

La mañana de Impacto

07:00 - 12:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Deportivo

12:00 - 14:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Playlist

14:00 - 16:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

No Callaré

16:00 - 18:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Playlist

18:00 - 19:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Music

19:00 - 20:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Algo diferente

20:00 - 22:00
En vivo Estás escuchando
siguiente

Impacto Playlist

22:00 - 23:59

Para qué se usaron los 44.000 millones de dólares que ahora hay que pagarle al FMI

En su discurso ante la Asamblea Legislativa, el presidente Alberto Fernández pidió investigar el endeudamiento público realizado durante el gobierno de Mauricio Macri, especialmente el préstamo de US$44.000 millones que le otorgó el Fondo Monetario Internacional (FMI). El crédito fue el mayor de la historia hacia un solo país y, según indicó el mandatario, se le otorgó a la Argentina para apuntalar las chances electorales de Macri en las elecciones de 2019.

En la misma línea, el bloque de senadores kirchneristas pidió explicaciones a la oficina de evaluación independiente del Fondo, en tanto el Banco Central (BCRA) también solicitó una auditoría específica sobre el crédito. Además, el director del Banco Nación, Claudio Lozano, denunció penalmente a Macri, Nicolás Dujovne y Guido Sandleris por posible comisión de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público, abuso de autoridad y administración fraudulenta.

El diagnóstico de Alberto Fernández es que los dólares que giró el organismo a la Argentina “se esfumaron” y desde el oficialismo aseguran que el Gobierno de Mauricio Macri financió la fuga de capitales. Este martes, el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, afirmó: “Se fugaron U$S45.000 millones, que vamos a tener que pagar entre todos los argentinos y argentinas”.

El concepto coloquialmente conocido como “fuga de capitales” se registra en el balance cambiario del Central como “Formación de activos externos” e incluye las compras de billetes por parte de residentes y las inversiones (financieras o productivas) de argentinos en el exterior.

Durante la primera parte del gobierno de Cambiemos, prevaleció la llegada de dólares financieros por parte de fondos internacionales que compraban deuda argentina. Según el organismo que dirige Miguel Pesce, entre de 2016 y abril de 2018 ingresaron inversiones extranjeras por unos US$100.000 millones. Sin embargo, ante la reversión del humor internacional en los mercados, esos dólares salieron rápidamente y retroalimentaron la crisis cambiaria.

Deuda o fuga: para qué se uso el préstamo del FMI
Según la información publicada por el Ministerio de Economía en 2019, la mayor parte de los dólares del Fondo se destinaron al repago de deuda. En 2016 y 2017, el gobierno argentino había emitido deuda en los mercados de capitales y el porcentaje de los pasivos sobre el PBI superaba el 56%, aunque se fue arriba de 86% luego de la asistencia del FMI.

Hacia fines de octubre de 2019, la saliente gestión de Hernán Lacunza como ministro de Hacienda publicó un informe en el que afirmaba que el 80% de la deuda con el organismo que hoy conduce Kristalina Georgieva se utilizó para repagar compromisos en moneda extranjera. Según lo publicado, algo más de US$35.000 millones fueron destinados al repago de deuda mientras que otros US$6 mil millones (equivalentes al 13,8% del préstamo total) se usaron para abonar deuda en moneda local (que luego se terminó reperfilando) y otros US$641 millones financiaron gastos en dólares.

Desde el Gobierno, en tanto, aseguran que se trató de una fuga de capitales a partir del informe del Mercado de cambios, deuda y formación de activos externos, 2015-2019, que elaboró el BCRA el año pasado. Allí, la autoridad monetaria expone que entre mayo de 2018 y octubre de 2019, cuando se impuso el súper cepo, el FMI desembolsó cerca de US$44.500 millones.

No obstante, el BCRA argumentó también que la deuda externa “se convirtió en una gravosa carga a todas luces desproporcionada” y recordó que, a fin de 2019, “el peso de la deuda pública alcanzó una incidencia del 90% del PBI y sus intereses comprometieron más del 20% de los recursos tributarios”. Con respecto a los beneficiarios del endeudamiento y posterior fuga de capitales, el BCRA cargó contra “un reducido grupo de empresas y personas que aprovecharon las ventajas transitorias de un modelo que ofrecía importantes rendimientos financieros”.

“En el período comprendido entre diciembre de 2015 y octubre de 2019, la fuga de capitales superó los U$S86.000 millones. Apenas el 1% de las empresas explica las tres cuartas partes de la formación de activos externos realizada por personas jurídicas. De igual forma, tan sólo el 1% de las personas humanas, dieron cuenta del 22% de la fuga de capitales realizada por los individuos”, concluyó el reporte del BCRA que sustenta las denuncias del oficialismo.